El cinturón de halterofilia

Los cinturones son una prenda opcional que llevan los atletas con el propósito de mejorar el rendimiento en los levantamientos.

Los cinturones permiten aumentar la presión abdominal durante la contracción de la musculatura pero limitan la expansión del abdomen. La consecuencia de este aumento de presión es una mayor rigidez del tronco, el cual actúa transmitiendo la fuerza de manera más eficaz desde las piernas y las caderas hacia la barra. Un tronco rígido también proporciona una base más estable para las cargas de compresión.

Los grandes halterófilos sólo usan el cinturón para las sentadillas y el dos tiempos realizados con cargas muy pesadas, o en series de muchas repeticiones donde la musculatura del core se fatigaría mucho y es fácil perder la estabilidad postural.

Durante una competición los cinturones se deben llevar por fuera de la butarga y no pueden medir más de 12 cm de ancho. Un cinturón que mida 15 cm o más de anchura limita la movilidad en las sentadillas profundas y en la posición inicial en los tirones.

El ajuste de la hebilla de los cinturones tradicionales es limitado, de manera que éstos quedan o muy ceñidos o demasiado holgados. Este problema no ocurre con los cinturones con palanca de bloqueo ya que se pueden ajustar en cualquier posición.

Los cinturones no deben apretar demasiado para no forzar una compresión anormal del abdomen. El modo de ajustar el cinturón es colocándolo con el tronco en expansión por la inspiración y apretando lo bastante como para que la musculatura del abdomen esté estabilizando la columna. Así garantizamos que los músculos abdominales estén presurizando el tronco y ejerciendo presión contra el cinturón para reforzar su posición.

BIBLIOGRAFÍA

Everett, G. (2015). Halterofilia. Guía completa para deportistas y entrenadores (1ª ed.). Barcelona: Paidotrobo.

Summary
Author Rating
1star1star1star1star1star
Aggregate Rating
5 based on 1 votes